Estudios hidrológicos de inundabilidad

Las avenidas e inundaciones constituyen un fenómeno hidrológico extremo de amplia afección territorial, cuya incidencia es particularmente frecuente en las regiones de clima mediterráneo. Al margen de su dimensión estrictamente física, como respuesta hidrológica de los cauces fluviales ante episodios extremos de precipitación, las inundaciones, en su desarrollo, adquieren la consideración de problema territorial con amplias repercusiones socioeconómicas y medioambientales.

Andalucía, enclavada en la región mediterránea, está sometida a los rasgos climatológicos propios de este espacio geográfico. Junto a largos periodos de sequía suceden precipitaciones intensas y torrenciales que pueden provocar inundaciones y desbordamientos en suelos con un alto índice de erosión. En este sentido cabe citar las inundaciones conocidas en la Comunidad Autónoma en los años 1963, 1973, 1989 y 1996.

El reconocimiento de que las acciones antrópicas han aumentado, en muchos casos, el nivel de riesgo frente a las avenidas e inundaciones en núcleos urbanos, obliga a un nuevo acercamiento de la sociedad a nuestros ríos, integrándolos en el planeamiento de nuestros pueblos y ciudades.

Por su propia naturaleza, el problema de las inundaciones es de gran complejidad, viéndose afectado por cuestiones hidrológicas, meteorológicas, territoriales, socioeconómicas y medioambientales. Por ello se plantea la necesidad de tratar el fenómeno desde una perspectiva global y emprender una línea de acción integrada y unitaria de todas las Administraciones con competencias sectoriales en la materia. De ahí la necesidad de abordar la gestión de las inundaciones con el más alto grado de exigencia y sobre la base de los principios constitucionales y legales de la colaboración, cooperación y coordinación entre las Administraciones central, autonómica y local.

A las actuaciones de defensa y protección contra los efectos de las avenidas e inundaciones hay que asociar la prevención de sus impactos adoptando las medidas adecuadas sobre el uso de los suelos inundables y corrigiendo, en lo posible, la incidencia sobre las zonas inundables de las infraestructuras existentes.

Para la ordenación y planificación del territorio en áreas urbanas es de vital importancia conocer la ocupación de las aguas de los diferentes cursos fluviales que atraviesan las ciudades. De esta manera podremos ubicar las zonas residenciales, industriales, de recreo, campos deportivos y cultivos con el menor riesgo posible de daños por las inundaciones, avenidas o crecidas.

 

Los estudios hidrológicos son fundamentales para:

  • El diseño de obras hidráulicas, para efectuar estos estudios se utilizan frecuentemente modelos matemáticos que representan el comportamiento de toda la cuenca sustentada por la obra en examen;
  • La operación optimizada del uso de los recursos hídricos en un sistema complejo de obras hidráulicas, sobre todo si son de usos múltiples. En este caso se utilizan generalmente modelos matemáticos conceptuales, y se procesan en tiempo real;
  • El correcto conocimiento del comportamiento hidrológico de como un río, arroyo, o de un lago es fundamental para poder establecer las áreas vulnerables a los eventos hidro meteorológicos extremos;
  • Prever un correcto diseño de infraestructura vial, como caminos, carreteras, ferrocarriles, etc.

 

Entecsa Granada elabora estudios hidrológicos de inundabilidad para diferentes periodos de retorno, empleando para ello personal cualificado y técnicas y software de última generación (Hec-Ras, Hec- GeoRas, Arc Gis, Arc View, etc). También disponemos de equipos topográficos para el levantamiento de secciones y para la determinación orográfica del terreno.

La metodología de trabajo que seguimos en la elaboración de este tipo de estudios es la siguiente. Se divide básicamente en 2 fases:

  • Campaña de campo: en ella se realizará una minuciosa observación de toda el área a escala global y posteriormente de forma más detallada en cada uno de los planes parciales. Se recorrerá cada uno de los cauces a pie con el fin de observar in situ y describir detalladamente los parámetros que posteriormente nos servirán para realizar el estudio (geología, usos del suelo vegetación, etc).
  • Trabajo de gabinete: en esta fase se tratará toda la información recopilada en la fase anterior.

 

En primer lugar se procederá a la descripción de la zona de estudio a gran escala y posteriormente, plan parcial uno a uno, en la cual se describe los aspectos más representativos de cada una de las cuencas: pendiente, usos del suelo, vegetación, etc. Tras esto se realiza una breve síntesis de la geología del lugar lo que nos ayudará a determinar en apartados posteriores los parámetros de la cuenca.

A continuación se realiza el estudio hidrológico que nos aportará el caudal máximo de avenidas de proyecto para diferentes periodos de retornos. Con este estudio podremos efectuar el correspondiente estudio hidráulico que definirá la posibilidad o no de inundación de la parcelas por las aguas de escorrentía.

Por último se realizará el análisis de todos los datos obtenidos a lo largo del estudio para proceder a una conclusión sobre el riesgo o no de inundabilidad de los cauces y que medidas se deberán tomar para minimizar el efecto en caso de que sea inundable.