INFORMES PRELIMINARES DE SUELOS (IPS)

Realizamos el Informe Preliminar de Suelos según Real Decreto 9/2005 en toda España para todas las actividades que lo precisan. Existe la obligatoriedad de presentar este Informe Preliminar de Suelos para aquellas actividades en las que hay posibilidad de contaminarlos.

Se define suelo contaminado como aquel cuyas características han sido alteradas negativamente por la presencia de componentes químicos de carácter     acuerdo con los criterios y estándares que se determinen por el Gobierno, y así se haya declarado mediante resolución expresa.

El artículo 3 del Real Decreto 9/2005 indica que, entre otros, los titulares de las actividades potencialmente contaminantes del suelo tendrán que   presentar el informe preliminar de situación para cada uno de los emplazamientos donde se desarrolla la actividad, con el alcance y contenido   mínimo que se recoge en el anexo II del Real Decreto 9/2005.

El objetivo principal es recoger aquella información relevante que permita valorar la posibilidad de que se produzcan o se hayan producido       contaminaciones significativas del suelo donde se emplaza o se ha emplazado la actividad. En este sentido, los interesados podrán adjuntar al      informe toda aquella información complementaria que consideren conveniente para una mejor valoración de la situación del suelo.

A QUIEN AFECTA:

  • Actividades relacionadas en el Anexo I del Real Decreto 9/2005, de 14 de enero, por el que se establece la relación de actividades potencialmente       contaminantes del suelo y los criterios y estándares para la declaración de suelos contaminados.
  •  Actividades que produzcan, manejen o almacenen más de 10 toneladas por año de alguna de las sustancia peligrosas incluidas en el Real Decreto   363/1995, de 10 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento sobre notificación de sustancias nuevas y la clasificación, envasado y etiquetado de     substancias peligrosas.
  •  Actividades que disponen de almacenamiento de combustible para uso propio, según el Real Decreto 1523/1999, de 1 de octubre, con un consumo anual    medio superior a 300.000 litros y con un volumen total de almacenamiento igual o superior a 50.000 litros.
  • Propietarios de los suelos en los que históricamente se haya desarrollado alguna actividad potencialmente contaminante, cuando se solicite una    licencia para el establecimiento de una actividad diferente.